Corporación de Estudios Sociales y Educación
Santiago de Chile, lunes 23 de septiembre de 2019

Reconstrucción: más lenta que los discursos, por Alfredo Rodríguez

En: El Quinto Poder, http://www.elquintopoder.cl/desarrollo-regional/reconstruccion-mas-lenta-que-los-discursos/

Por: Alfredo Rodríguez

En: Desarrollo Regional

4 de marzo, 2013


La reconstrucción ha continuado a paso lento. Según el Ministerio de la Vivienda, al último semestre de 2012 se habían construido 38.396 viviendas nuevas, esto es, 33,8% de los 113.570 subsidios otorgados para ese fin.

 

La realidad ha demostrado ser más lenta que el discurso de los primeros meses o del primer año, cuando el Presidente actual aseguró en un programa de televisión que se entregarían más de 100.000 viviendas nuevas antes de los dieciocho meses del terremoto.  La proximidad del término del gobierno ha acelerado el proceso y se ha informado a la población que, a la fecha, un 50% del total de los subsidios para casa nueva está en alguna etapa de construcción.  

Entrar a la discusión sobre los números de los subsidios otorgados, los proyectos iniciados y las viviendas terminadas, es un esfuerzo inútil, ya que las cifras se explican por las opciones tomadas en los primeros días del sismo. No obstante, los criterios definidos (como mantener a las familias en sus propios sitios y utilizar los programas de subsidios habituales en un universo muy amplio de pequeñas localidades) no parecen compatibles con la opción inicial de entregar a grandes empresas la operación de la reconstrucción.

Más que unas pocas grandes empresas, se habrían necesitado muchas más Pymes y definir mecanismos que les permitieran operar, para así poder atender las demandas particulares.

Las aldeas: aún no hay solución

Uno de los temas que el Gobierno no ha resuelto en términos urbanos, ni sociales o de vivienda, han sido las aldeas o campamentos post terremoto. Ellas representan un tema que el Gobierno reconoce como problema, ya que por algo se nombró a un delegado presidencial para los campamentos y aldeas de emergencia. Adicionalmente, es un problema en términos de la imagen de eficiencia que se ofreció al país y al término de su periodo, aún no hay una solución definitiva para las algo más de 4.000 familias que están en las aldeas de damnificados. 

Para enfrentar estos “problemas” se dieron dos respuestas populistas: el Festival Dichato Vive y el subsidio a las familias para arrendar una casa mientras reciben una solución definitiva, trasformando la situación en que viven sus damnificados en el espectáculo de la reconstrucción.

Dichato, localidad situada al norte de Concepción, es uno de los pueblos costeros más destruidos por el tsunami de 2010, cuando el mar arrasó con gran parte de las viviendas e instalaciones comerciales. En su periferia, se han instalado aldeas de mediaguas en las cuales han estado viviendo, por más de dos años, unas 2.000 familias afectadas.

Durante el 2012, las familias de las aldeas de Dichato realizaron protestas, cortaron los caminos y, tras enfrentarse con las Fuerzas Especiales de Carabineros, lograron restablecer negociaciones con el intendente regional. Sin embargo, como a fines de año pasado, las promesas hechas en esa ocasión no estaban cumplidas y las familias de las aldeas volvieron a sus reclamos con el intendente.

Una de las respuestas fue el proyecto “Festival Dichato Vive”. Los sábados de febrero llegaron más de 20.000 personas al Festival. Fue necesario cortar las calles, y la presencia de policías de Investigaciones, de Carabineros y de sus Fuerzas Especiales, para controlar cualquier posible manifestación.

Sin embargo, Lorena Arce, del Movimiento Nacional por una Reconstrucción Justa, señaló sobre el Festival que “Viva Dichato es la prueba concreta del fracaso y la incapacidad del Gobierno en materia de reconstrucción. Si ellos tuvieran avances concretos y significativos en materia de reconstrucción, su mejor propaganda sería la propia realidad. Lo que aquí están haciendo no es otra cosa que una cortina de humo que pretende esconder la incompetencia y la corrupción que se esconde detrás de este proceso llamado de reconstrucción, con el cual unos pocos han lucrado, mientras miles siguen sufriendo y esperando”.

El año pasado, el Gobierno afirmó que ninguna familia damnificada pasaría un tercer invierno en las aldeas,  pero como existe la certeza que las nuevas viviendas no estarán construidas para esa época, el Minvu propuso ofrecer un subsidio de hasta 150.000 pesos para que las familias arrendaran transitoriamente una vivienda y pudieran abandonar las aldeas. 

La factibilidad de este subsidio de arriendo es de por sí cuestionable, porque el mercado al cual puede dirigirse es muy restringido: frente a las 185.000 viviendas destruidas y dañadas gravemente en la zona, existe una cantidad limitada de viviendas en arriendo financiadas por subsidios.   Por tanto, el precio de los alquileres subiría notablemente en las comunidades, pueblos pequeños e incluso ciudades medias.

De esta forma, el subsidio no es para arrendar, es para que las familias abandonen las aldeas y se vayan a vivir en calidad de allegadas a casa de familiares, a los cuales pueden aportar una suma de hasta 150.000 pesos, como una solución “temporal”.



SUR Corporación de Estudios Sociales y Educación
María Luisa Santander 0440, Providencia, Santiago de Chile. 
Código postal: 7500833
Teléfonos: (56-2) 23 411 050, (56-2) 22 696 311, (56-2) 22 691 974

ALOPACCION   HIC                               

 

webmail      Stats